fotocopiadora-profesional-por-dentro

ASÍ ES UNA FOTOCOPIADORA PROFESIONAL POR DENTRO

Una fotocopiadora es uno de los instrumentos de mayor importancia dentro de una empresa. Básicamente su función es obtener copias impresas de documentos de forma rápida. Los modelos básicos suelen realizar las copias en blanco y negro, aunque algunos modelos más avanzados también las hacen en color.

Estos aparatos se adaptan a los distintos tamaños de papel y ofrecen impresiones de gran calidad. Según el modelo, es posible que incorporen diversas opciones de personalización, pantalla táctil, etc. En definitiva, cubren todas las necesidades de copiado de una oficina, pero ¿Cómo funcionan? ¿Cómo son por dentro?

LA FOTOCOPIADORA PROFESIONAL POR DENTRO: PRECAUCIONES A TENER EN CUENTA

En la parte superior siempre tienen una tapa, que al levantarla deja ver la bandeja de salida. Está hecha de cristal, y se trata de un componente muy importante. Por eso, hay que mantenerlo siempre limpio, ya que cualquier mancha que haya aparecerá reflejada en todas las fotocopias que se hagan. A esta placa se la conoce como alimentadora de documentos.

Debajo del cristal se encuentra la lente encargada de capturar la imagen del documento. Funciona como un escáner que se va moviendo de un lado a otro y copia todo lo que ve.

Como es lógico, cualquier fotocopiadora necesita tinta o tóner para poder plasmar la información que captura. Estos suelen estar en cartuchos, pero en el caso de las fotocopiadoras están en formato de un polvo especial, tratado para funcionar a través de una carga eléctrica. Al igual que en cualquier impresora, si se trata de una fotocopiadora monocromo, el polvo será negro, mientras que si es a color, tendrá los cuatro cartuchos del modelo de colores CMYK (Cian, Magenta; Yellow, Black).

CREACIÓN DE FOTOCOPIAS

Las copias se crean siempre sobre folios de papel. Para suministrarlos, la fotocopiadora tiene una o varias bandejas sobre las que se carga el papel. Normalmente las fotocopiadoras de consumo son pequeñas y solo tienen una bandeja, mientras que las profesionales suelen tener dos como mínimo, para DinA3 y DinA4. Algunas también tienen para otros tamaños como A5 u otros elementos como sobres, por ejemplo.

Si la fotocopiadora tiene más de una bandeja, cuando vayas a hacer una fotocopia tendrás que seleccionar el tamaño de papel. Después, la imagen a reproducir queda almacenada en el tambor, por el cual pasa el papel, y se realiza la copia.

Después de pasar por el tambor, la copia pasa por un proceso de secado para impregnar la tinta y que quede bien fijada y no manche. Este proceso consta de un fusor formado por dos rodillos que aplican calor y presión a la hoja.

Finalmente, la fotocopia se libera en la bandeja de salida. Algunas fotocopiadoras de alta gama cuentan con la posibilidad de grapar o doblar las fotocopias, y ordenarlas según se escoja. El resultado de las fotocopias es de gran calidad, prácticamente igual a la original.

¿Te ha gustado lo que contamos?
Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar