problemas-más-comunes-de-las-impresoras

Problemas más comunes de las impresoras y cómo resolverlos

Todos hemos sido víctimas en alguna ocasión, de las travesuras de nuestras impresoras. Una impresión de muy mala calidad, desconexión repentina, un papel atascado… Una impresora tiene muchas formas de hacernos perder los nervios en el momento menos esperado e indicado. Por eso es que hoy queremos ayudarte con los problemas más comunes de las impresoras y cómo puedes solucionarlos.

1- La impresora no imprime

Lo primero que debes hacer en este caso es comprobar que el equipo esté bien conectado a la corriente y que el botón de encendido no tiene ningún problema. Si la impresora está bien encendida, puede que te hayas quedado sin tinta o papel, que el cable USB no esté bien conectado o que la conexión por Wifi no sea buena. Quizás un reseteo del equipo pueda volver a “ponerlo en su sitio” (desconectándolo y conectándolo de nuevo). Pero, antes de todo esto… debes fijarte si tienes una notificación de error en la pantalla.

2- Notificación de Error

La notificación de error más recurrente es la de “bajo nivel de tinta”. Sin embargo, y muy a nuestro pesar, hay varios más tipos de notificaciones que engloban varios de los problemas más comunes de una impresora. Lo bueno es que, al tratarse de problemas comunes, la solución se encuentra en el manual de instrucciones. Es muy importante que lo guardes en un sitio seguro o que conozcas la web del fabricante por si, tarde o temprano, necesitas alguna de estas soluciones para apagar las notificaciones de error.

3- El papel se atasca

Este es uno de los problemas más comunes de las impresoras, y puede ser provocado por un papel mal colocado, arrugado o humedecido, una desnivelación de la impresora o que los rodillos estén sucios. Si esto te ocurre, ¡no tires del papel! Si lo haces, puedes romper el papel y parte del mismo, o algunos trozos, pueden quedarse dentro dañando el interior equipo. Así pues, lo que debes hacer es abrir todas las cubiertas y retirar con cuidado el papel que haya quedado atascado y todos los trozos que puedan haberse roto. A partir de aquí, ten mucho cuidado al colocar el papel nuevo. Colócalo bien, recto, sin arrugas, sin humedad y sin sobrepasar el límite de cantidad. Y, para un mejor mantenimiento, limpia habitualmente los rodillos.

4- Bloqueo de impresión

Normalmente el bloqueo de impresión se debe a una cola de impresión que se ha quedado bloqueada. Esto no es más que una serie de documentos u órdenes de impresión a la espera de ejecutarse, sea por el motivo que sea. La solución a esto es muy fácil: solo tienes que acceder a la lista de impresión y cancela todas aquellas órdenes de impresión que ya no desees ejecutar o que estén bloqueando la cola. Esto debería liberar el bloqueo.

5- Indica bajo nivel de tinta, pero está casi nueva

A pesar de haber cambiado la tinta recientemente, puedes encontrarte la notificación de bajo nivel de tinta. Esto suele pasar por un mal estado del cabezal (ya sea por suciedad u obstrucción), que se soluciona siguiendo las indicaciones del manual de instrucciones, o porque tu impresora no reconoce los nuevos cartuchos, para lo que deberás reiniciar los niveles de tinta desde los ajustes (puedes guiarte también por el manual de instrucciones).

Y es que, en general, los problemas más comunes de las impresoras suelen quedar recogidos en los manuales de instrucciones. Por eso, es importante que los conserves bien y sepas dónde acudir siempre que pueda surgir algún problema. Está claro que, cuanta más calidad tenga la impresora, mejor. Y para eso puedes confiar en nosotros. ¡Consúltanos! ????

¿Te ha gustado lo que contamos?
Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar