ventajas-de-los-catálogos-impresos

Ventajas de los catálogos impresos

Si cuentas con una variedad considerable de productos, los catálogos impresos son elementos imprescindibles para tu negocio, tanto en el desarrollo de tu estrategia de marketing como en el del negocio en sí. A pesar de la intrusión y creciente fuerza de la era digital, los catálogos no han dejado de ser una solución muy válida y eficaz no solo para presentar tus productos, sino también para proporcionar al potencial cliente la información más relevante de una forma sencilla y atractiva. Y es que los catálogos online conforman la base de toda tienda online, pero existen una serie de ventajas de los catálogos impresos que no debemos pasar por alto, ya que éstos pueden marcar la diferencia de nuestra estrategia de marketing.

Estos elementos de marketing pueden presentarse al usuario de formas muy diversas: mediante buzoneo, marketing directo (a pie de calle), en la puerta de tu establecimiento, en un stand ferial, en los pasillos de un evento… Sea como sea, vamos a analizar estas ventajas de los catálogos impresos para ver cómo sacarles el máximo provecho.

ESTAS SON LAS VENTAJAS DE LOS CATÁLOGOS IMPRESOS

Diferenciación

Así como hace unos años tener un catálogo online y hacer uso de las tecnologías te daba cierto caché, hoy en día eso no es así. Sin embargo, la percepción de los catálogos impresos ha seguido la corriente contraria y, actualmente, aquello que se presenta en uno de estos suele ser valorado por encima de la media.

Segmentación

Con los catálogos impresos tú decides dónde, cuándo y a qué público entregarlos. Por ello, antes de distribuirlos, es muy interesante realizar un estudio que garantice que los catálogos se entregarán a la mayor cantidad de público objetivo posible. Esto será clave para optimizar su rendimiento.

Integración

Lo más interesante del marketing actual es la posibilidad de integrar todos los canales, que es lo que se conoce como “omnicanalidad” o “marketing omnicanal”. Gracias a los avances de la tecnología y el marketing, es posible, por ejemplo, conectar tu catálogo impreso con tu tienda online o las fichas de tus productos mediante códigos QR. Esto permite una conexión entre el canal físico y el digital que mejora infinitamente la experiencia de usuario, además de acelerar el proceso de compra.

Presencia

No solo se trata de una de las mejores herramientas de venta del equipo comercial, sino que puede ser, incluso, una herramienta “involuntaria” de branding. Al ser muy fácil de entregar, transportar, consultar, anotar, remarcar… el catálogo puede pasar por varias manos y ser consultado en numerosas ocasiones antes de cumplir su ciclo de vida. Aunque no se llegue a efectuar ninguna compra mediante ese catálogo, habrá aumentado y mantenido activa la presencia de la marca en todas las personas por las que pasó.

Impacto

Los catálogos online tienen poco margen de maniobra a la hora de jugar con las sensaciones, cosa que los impresos sí que pueden hacer. Y es que, aparte de que los elementos físicos se recuerdan mejor que los digitales, provocar impactos sensoriales (tacto, olor, presentación, diseño…) puede ayudar a sorprender al usuario y generarle una experiencia muy positiva y que refuerce mucho tu imagen de marca. Por eso, el cariño y la originalidad que se le dedique al diseño del catálogo serán tan importantes. Sin duda, así es mucho más fácil conseguir un nuevo cliente.

POR ESO, ANTES DE LANZAR TUS CATÁLOGOS…

Debes tener especial cuidado con algunos aspectos tales como el diseño o su distribución. Estos dos aspectos son claves en la planificación de tus catálogos impresos.

Por un lado, el diseño debe ser simple e ir acorde con la personalidad de tu marca, tanto en el tono de tus mensajes como en los colores corporativos. Aun así, a nivel de diseño se puede ser todo lo creativo que se considere y, algunos aspectos como el impacto, la diferenciación o la presencia de tu marca, guardarán estrecha relación con el esfuerzo dedicado al diseño. Mantén una línea coherente con tu imagen, ábrete a la creatividad, asegúrate de que tu logo quede bien visible e incluye textos atractivos y directos. No olvides que la primera impresión entrará por los ojos.

Por su parte, la distribución de los catálogos no debe hacerse sin una planificación previa. Y es que debes ser consciente de a qué público te estás dirigiendo, qué clase de entrega quieres hacer (por correo, en buzón, en mano, en tienda física, en un evento…). Según el contexto de la entrega, la recepción puede ser tremendamente distinta e, incluso, puede afectar al diseño del catálogo. Por este motivo, la definición del público objetivo y la planificación de la distribución serán dos aspectos primordiales al empezar esta acción de marketing offline.

Y tú, ¿conoces más ventajas de los catálogos impresos? ¿Has empezado ya a planificar tu próxima campaña offline? ¿Quieres encargarte tú mismo de diseñar e imprimir tus catálogos? ¡Ven a consultarnos!

¿Te ha gustado lo que contamos?
Comparte con tus amigos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar